Liceo Cervantes se fundamenta en la educación de personas con identidad Cristiana-Católica y Agustiniana que mediante el aprender a ser, saber hacer y aprender a compartir desarrollan cualidades que les permiten convertirse en líderes que buscan el bien común para la sociedad.

Orientamos el proceso de implementación del programa bilingüe de la Institución con base en los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional, los estándares del Marco Común Europeo, el PEI del Liceo, las necesidades contextuales internas y las exigencias de la sociedad actual con el fin de promover la formación integral en el campo de las lenguas extranjeras.


Definimos los objetivos para la enseñanza de lengua y contenido, supervisando la revisión y ajuste de los programas académicos de las áreas, la selección de las metodologías de enseñanza y definición de los perfiles de los educadores conforme a los niveles de competencia en la lengua extranjera, la formación y desarrollo profesoral bilingüe.

En un ambiente donde nuestros alumnos están expuestos a diversos medios de comunicación y las noticias más recurrentes no manejan los temas con responsabilidad, vemos necesario que nuestro programa de educación en valores, aporte los criterios suficientes para que nuestros jóvenes tengan la capacidad de afrontar problemáticas sociales y personales desde un concepto

constructivo.


Asi es que en el Liceo de Cervantes nos enfocamos en el Aprender a ser, por medio de la interioridad, la búsqueda, la verdad y la libertad.


Y aprender a compartir por medio de la amistad, el amor, la solidaridad y educando en y para la comunidad.

Promovemos la formación integral de nuestros estudiantes mediante el desarrollo de todas sus potencialidades físicas, psicológicas, socioculturales; desarrollando las aptitudes personales, estimulando la creatividad y la investigación científica.


Fomentamos un espíritu crítico forjando actitudes emprendedoras desde la realidad social, cultural y científica. Creamos hábitos de trabajo y espíritu dinámico para afrontar las nuevas situaciones y participar así en la transformación de la sociedad. Hacemos del estudiante una persona libre, responsable y consciente de sus valores y metas, logrando que el estudiante, con su cercanía, se sienta satisfecho y feliz en su trabajo, en sus relaciones con los profesores y compañeros.